Loeb vs Grönholm: la revancha

0 coment

Escrito el 15 de junio de 2012 por Bertinho en Rallyes, WRC

,

Sebastien Loeb volverá a verse las caras con el ex campeón del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA, Marcus Grönholm en su debut en los X Games en Los Ángeles a finales de este mes.

Loeb, líder y camino de su noveno título en el WRC con el equipo oficial Citroën, pilotará un Citroën DS3 XL en el Campeonato Mundial de rallycross, motocross y freestyle, donde también competirá Travis Pastrana.

La participación del francés en los X Games se remonta a 2008, cuando Red Bull, patrocinador de Citroën, le invitó a pelear con Pastrana, otro de las estrellas de la marca de bebidas energéticas, que disputó algunas pruebas del WRC en el pasado.

“Me encanta la competición y siempre estoy interesado en probar nuevas categorías”, asegura el piloto francés de 38 años. “Una semana después del Rallye de Nueva Zelanda iré a Los Ángeles para medirme con Travis. El Rallycross en Europa tiene carreras muy espectaculares, pero la versión americana parece ser aún más extrema. Por lo tanto, no necesité que me lo pidiesen dos veces cuando surgió la oportunidad de competir contra pilotos como Marcus Grönholm, con un Citroën DS3”.

Loeb utilizará un DS3 XL (especial para él en los X Games) se basa en un coche de rallycross construido por Hansen Motorsport.

Cyrille Jourdan, ingeniero jefe de Citroën Racing en el proyecto, añade: “Siempre es emocionante poder sacar el máximo partido a los reglamentos. Desde la distancia, el DS3 rallycross es muy similar a un WRC. Aunque el diseño de los sistemas de chasis y suspensión son bastante similares, el sistema de propulsión es totalmente diferente. Es un dos litros turbo que desarrolla 545bhp y 800Nm. Su aceleración no está muy lejos de un coche de F1, que es capaz ir de 0 a 100 km en 2,4 segundos.”

Debido a que el copiloto de Loeb, Daniel Elena, no estará a la derecha de su compañero para los X Games, los ingenieros de Citroën han tenido que replantear la distribución de los pesos del coche, explica Jourdan: “Es por esto que el radiador de agua se ha desplazado al maletero. La principal diferencia visual entre el WRC y el XL es la incorporación de las rejillas de ventilación en las aletas traseras. Esta alteración está diseñada para lograr un rendimiento mejorado en la salida, que es la fase más crucial en el rallycross”.

Loeb ya ha probado ya el XL DS3 de rallycross para los X Games, que correrá sobre superficie mixta y con un salto 20 metros. Se enfrentará a una dura oposición como la de Grönholm, que ha ganado los dos primeras carreras de la temporada del Campeonato Mundial de Rallycross con un Best Buy Mobile Ford Fiesta Mk7.

Artículos Relacionados...

Deja un comentario