BERNARD TRAMON EL MAESTRO

2 coment

Escrito el 24 de abril de 2008 por Bertinho en Sin categoría


Si existe una ciudad a nivel mundial donde el automovilismo se vive de una manera especial la ciudad gala de Le Mans y de esta ciudad era originario Bernard Tramont, y como no era de extrañar el galo desde pequeño ya empezo a cultivar la aficion por el mundo del motor el cual le lelvaria por muchos derroteros,cuando era solo un niño se colaba en el circuito de la ciudad durante las celebraciones de la prueba mitica de las “24 horas de Le Mans” soñando algun dia con se piloto, tal fue su sueño y su pasion por este mundo que en año 1968 conseguia la victoria dentro de la categoria en la que corria en el circuito conde cultivo sus sueños, su compañero en esta aventura no fue otro que Jean-Luc Therier que con el paso de los años seria de uno de los mejores pilotos de Rallye y con un coche ganador un Alpine A-210.

Después de varias participaciones en Le Mans, Bernard comenzo a colaborar con Alpine Renault y pasado un tiempo con gran esfuerzo y sus pequeños ahorros consigguio hacerse con una de esas maquinas, dada la cercania con Alpine Renault le abrio las puertas para en 1964 se le diera la oportunidad de corrern en el Rallye de Montecarlo con uno de ellos, ciompartiendo el volante del mismo con Jacques Cheinisse que con el tiempo seria uno de los responsables de Renault Sport.

Llego a españa como embajador de Alpine de la aportacion de Guy Storr que era por aquella epoca responsable de Alpine Renault para el extranjero, sobretodo en España y Latinoamerica, Bernard comenzo de la mano de Sttor que ya habia hecho algunas pruebas deportivas en españa pero el presupuesto con el que contaba no era olgado y estuvo a punto de volverse a su tierra natal.

Mientras Bernard veia como su presupuesto se terminaba la fabrica FASA-RENAULT que tenia la residencia en Valladoliz funcionaba perfectamente y se barajaba la opcion de emprender una andadura en el mundo de la competicion algo que otras marcas ya instaladas en nuestro pais estaban comenzando a hacer, con ese fin se creo el departamento de competicion de FASA-Renault, dirigidio por Fernando Villamil hasta su funesto accidente en el Circuito del Jarama que se cobraria su vida.

El proyecto de Renault comenzo con los Alpine A-11o con un pequeño motor de tan solo 1.100cc y con 80CV, pero que compensaba su falta de potencia con un peso de 650Kg y que mas tarde montaria un motor de 1.300cc con el que comenzarian ca obtener resultados mas palpables consiguiendo la primera victoria en el Rallye Barcelona-Andorra.Para el año 1966 los exitos fueron mas comunes para la firma gala tanto en sus participaciones en subidas como en los Rallyes, dado que en aquella época el equipo Renault era uno de los mas consolidados y Bernard uno de los mejores pilotos del panorama nacional demostrando sus facultades en las subidas de Canencia y Morcuera en Madrid donde batiria los récords establecidos en la época.

Cuando transcurria el año 1967 el automovilismo en España comenzaba a experimentar una grata progresion con la aparicion de los rallyes y de circuitos siendo este año el de constuccion del Jarama, este mismo año el piloto galo se proclama Campeón de España y vuelve a repetir el mismo reconocimiento un año mas tarde en 1968 ganando la categoria Gran Turismo y un jovencisimo piloto español que corria en su primer año Alberto Ruiz Giménez consigue el triunfo en la categoria de turismos con un R-8 Gordini.

Ademas de correr el piloto galo se dedico a enseñar a correr con notas no de la forma que se venia haciendo que era memorizando las curvas y de esta manera hacer el recorrido del rallye antes para no tener que dar muchas pasadas para memorizar lso tramos, asi mismo enseña a considerar los metros entre curva y curva asi como organizar las asistencias y la utilizacion de distintos neumaticos,etc.Convirtiendose en un maestro para todos de una manera o de otra.

Los titulos y alegrias para Bernard pasaron por un tramo muy dificil en su carrera deportiva teniendo como marca indeleble dos accidentes que marcaron su vida deportiva el primero fue en Rallye Costa del Sol de 1968 cuando llevaba como navegante a Luis Baviera cuando al esquivar un coche que habia hecho un trompo tuvo que subirse a un pinchando las cuaro ruedas. Poco con cuatro tramos de velocidad Bernard nunca encontro ezplicacion pero el problema vino cuando en una curva su Alpine golpeo contra “algo” y salto el quitamiedos precipitandose por un barranco acabando su despeñamiento contra un pino y como resultado del coche Bernard vio como uno de los dos depósitos de combustible(delantero) se incendiaba y Bernar que se encontraba “atrapado” por u pie consiguio salir en el ultimo momento del coche pero no corrio la misma suerte su navegante Luis que falleció en el fatidico accidente lo cual supuso un duro golpe para el piloto galo que poco a poco se recuperaria pero dos años mas tarde se volveria a encontrar cara a cara con la fatalidad.

El segundo accidente que marco su vida en este caso tambien con la maldita lacra de la muerte sucederia en su participación en el Rallye Bosch de Bilbao, Bernard es esa época llevaba como bavegante a Jaime Segovia y para aquel Rallye habian hecho reconocimientos de tramos con un Renault 8 que tenia grandes diferencias con el Apine 1300 con el que competiria dias mas tarde, el posible fayo fue un error en las notas dado que una curva que Bernard tomo como a fondo con el Renault 8 con el Alpine no se podia tomar a tope.

Lo cierto es que el dia del Rallye cuando Bernard conducia de manera brillante pero en una curva que ajusto de manera muy fina impacto contra la esquina de una casa y el Alpine se partió literalmente en dos, con tan mala fortuna que el golpe fue racibido por el coche en la parte del copiloto que el siguiente coche conducido por Marc Etchebers al que copilotaba su mujer que era médico nada pudieron hacer por la vida del copiloto de Bernard que murio en acto.Estos dos accidentes fueron los que determinaron al piloto galo a poner fin a su participacion en las carreras.

La ultima vez que se pudo disfrutar del maestro galo fue en la temporada de 1971 que gracias al empeño y ánimo impartido por el que entonces seria su copiloto Ricardo Antolin cuando se cumplia un año de la perdida de sus dos anteriores copilotos participando en el mismo Rallye y pasando por el mismo sitio del accidente pero en esta ocasion con una diferencia que en esa edicion un gran nevada y la astucia de Bernard que monto neumaticos claveteados les llevo a conseguir la victoria por delante de Alberto Ruiz Giménez.

A partir de ese año Bernard dejo a un lado el mundo de la competicion para centrarse en el deparatamento de ventas de Renault, y poco despues de la fatidica perdida de Fernando Villamil, Bernard fue nombrado máximo responsable del Deporte en Renault y fomentando las Copas Ranault y el departamento de Rallyes y gracias a sus aportaciones a este mundo muchos pilotos deben parte de sus carreras deportivas entre ellos Carlos Sainz en el cual se fijo Bernard y lo ficho para su equipo donde el piloto español consiguió grandes exitos.

Bernard fallecio ya hace algunos años y como nos paso con Colin Mcrae no fue un coche de competición el que consiguio sesgar sus vidas si en caso del piloto escoces fue un accidente de helicoptero en el caso del galo fue un tratamiento medico equivocado. D.E.P

No existen articulos relacionados.

2 Comments
  1. Francisco José Pires says:

    Tuve la gran fortuna de conocer a Bernard Tramont, cuándo vino a Córdoba a participar en la primera edición de la Subida a Trassierra, que organizamos en la Escudería Córdoba, de la
    que fuí socio fundador, y me fascinó tanto su humanidad y su sapiencia en pilotar, que me enganchó en ese deporte unos pocos de años.
    En un rallie del Sherry que competí con un Alpine que había sido de Bernard, tuve una avería
    en un tramo de tierra, y estando metido debajo del coche para tratar de arreglarlo, pasó el
    sr. Tramont y aún a costa de perder un tiempo precioso en la prueba, paró su R8 Gordini, y
    me preguntó si me había pasado algo. ¡¡QUE GRANDEZA LA SUYA!!. No lo olvidaré en la vida.
    He querido con estas torpes líneas rendir mi pequeño homenaje a ese GRAN CABALLERO
    que fué mi admirado amigo MONSIEUR BERNARD TRAMONT, que en gloría esté.
    Paco Pires

    24th abril 2008 at 17:29

  2. Wamborld says:

    Pues si,era de esos hombres-piloto (como por ejemplo Juan Fernandez) -ya extiguidos- que forman parte de las leyendas del automovilismo.

    24th abril 2008 at 2:12

Deja un comentario